In media res

Para empezar, dos situaciones embarazosas:

1. Fingir un inicio cuando es evidente que no hay manera de escapar la tiranía de lo ya empezado.

2. Dar cabida al impuslo de escribir, cuando parece ya un anacronismo.

Demasiado rápido, la modesta vergüenza se convierte en pánico escénico.

“Es un salón vacío”, me digo al imaginar abarrotado el lugar. No sirve de nada saber que esas butacas llenas de ojos son sólo un espejismo y que, desde el principio, el salón siempre ha estado vacío.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s