La música de las secretas intenciones

La ciencia será el gran abrevadero de donde saldrán nuestras metáforas, escribía Steiner en los sesentas. Y la ciencia, cuando tiene que dejar de hablar consigo misma, no puede sino echar mano de otros ámbitos que no sean los suyos. Tanta promiscuidad en entre los saberes especializados.

Según parece, nos leen el cerebro como quien descifra una partitura. Los picos y las valles de un electrocardiograma, traducidos, ofrecen la música de las secretas intenciones.

La pregunta escandalosa siempre es: ¿qué secretos, qué misterios nos quedarán cuando hayan por fin abierto la pituitaria nuez de la conciencia?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s