De vuelta

Aunque toda la tecnología parece proscribirlo, no dejo de sentirme culpable por dejar pasar tanto tiempo sin postear… y es que las rutinas, aunque se les achaca ser responsables del tedio, la necedad y los sin-sentidos, son estados del espíritu difíciles de alcanzar.

Dos textos:

Uno, el regreso de Peter Carey a Sydney después de varios años de haber salido de ahí, y el detalle de uno de los miles de crímenes que tienen, como único motor, el padecimiento de los tiempos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s