Feliz cumpleaños, niño dios

photo-9

Nada mejor para festejar el cumpleaños del niño dios que volver a ver una pelea de box cuyo renombre sólo conozco de refilón, y echarle una leída a un libro cuyo autor es uno de esos autores verdaderos: un desconocido casi perfecto.

La pelea. Durán vs. Leonard, la primera. El panameño retaba al campeón que había adoptado el sobrenombre de uno de los más grandes boxeadores de la historia –un caso de usurpación por meritos autoasumidos. Sugar Ray Leonard era, en este caso, el esteta, el que bailaría y boxearía alrededor de un bestial Roberto Durán, quien no podría más que ir al frente e lanzar los puños como quien lanza injurias ante la desgracia.

 

Es épica. Quince rounds del mejor box posible. De todos los lugares, Montreal fue la cede. Y, para admitir que uno es un poco más anciano –como si cada navidad, cada reunión familiar sirviera también para envejecernos un poco más a razón de la vejez que advertimos en los parientes–, no hay peleas como aquellas. Ya no se ve la intensidad. Ya sólo quedan representaciones teatrales, dramaturgia costumbrista, inercia. Aquellas eran peleas que no conocían las bondades de lo políticamente correcto, la ética global: eran pleitos fundados en estereotipos brutales, en una violencia semiótica que ahora es imposible. Un tiempo perdido, sin duda. Por fortuna perdido, por desgracia. 

Los tres primeros rounds son, sin duda, los mejores de una de las mejores peleas de la historia.  

 

La novela. Mientras dan las nueve, de Leo Perutz. No conozco de él más que lo que dice la solapa del libro y lo que hallé en unas cuantos sitios de internet, el indispensable wikipedia entre ellos. En Confabulario apareció algo acerca de él, y si supiera leer alemán, sin duda conocería un poco más. Aunque no es nada de qué sentirse orgulloso, por fortuna no sé más. Hay algo ilusiorio y liberador en poderse abandonar a la trama sin tanto ruido de fondo, sin tanta biografía derramándose entre las páginas. 

La solapa: Leo Perutz (1882 – 1957), descendiente de una familia sefardita, nació en Praga y se trasladó a Viena en 1899. Matemático de profesión, tradujo a autores como Victor Hugo, y en 1915, mientras convalecía de una herida de guerra, inició su carrera como escritor. En 1938, huyendo de los nazis, emigró a Palestina. Falleció en Austria, durante una estancia en el balneario de Bad Ischl. Cultivador de una personal fusión de literatura fantástica y policíaca, fue admirado por autores como Ian Fleming, Graham Greene, Ítalo Calvino y Jorge Luis Borges. Entre sus novelas destacan títulos como El Maestro del Juicio Final y El Judas de Leonardo, publicadas ambas en esta colección.

Hasta ahora no puedo decir nada que no sea más que un resumen esquemático. O que contribuya a crear un nuevo ruido de fondo con elogios prodigados sin mesura. O en último caso, ofrecer lugares comunes y opiniones tan generales como nulas sobre el texto. No tiene mucho sentido, en realidad, opinar en un texto sobre otros textos; lejos de enrarecer para producir una mixtura sugerente, el texto que habla de otro termina por ensuciarlo todo, por convertirlo todo en una especie de pan blando. Mejor terminar de leerla. Mejor no dejarse llevar por la emoción e intentar un texto que la “transmita”. Mejor volver a ver la pelea y obligarlas, a la pelea y a la novela, a coincidir en algún punto.

One thought on “Feliz cumpleaños, niño dios

  1. Hace no mucho, una revista de box tuvo a bien nombrar a “Manos de piedra” como uno de los cinco mejores púgiles de los últimos ochenta años. Un recto de Durán a de haber sido como un VW sedán chocándote en la carota.
    Por lo demás, muy feliz cumpleaños, Niño Dios. Y muy buen año para ti, Pablo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s