El afán de estar siempre en otro lado cuando estar aquí se vuelve demasiado real

No hay día sin noticia sobre la crisis. Es una necedad. Todo está ido a la mierda. No hay solución clara. Las explicaciones apenas si parecen explicaciones. Y, ido todo a la mierda, qué explicación…

Por fortuna uno siempre puede estarse yendo. Yéndose. Lamentablemente, ya no puede uno irse a la mierda, porque estamos ahí. Y la mierda en realidad es el más real de los lugares a donde uno podría irse. Así, hay que estarse buscando otros lugares en donde encontrar solaz. El solaz del pesimismo es calca exacta del estado real de las cosas. Sí, todavía se puede poner peor esto, sí, ya lo sabíamos…

Hay quienes viven esperando el acontecimiento extraordinario. Hay quienes permanece atados al deseo de un guerra en el patio trasero de la casa, un estallido de gas, un avionazo o dos en la avenida que cruzamos: instantaneas de héroes inofensivos. Instantáneas de realidad exacerbada: convertirnos en el corresponsal de guerra que siempre quisimos ser; acontece el cataclismo que siempre quisimos vivir. Ahora, por razones imperativamente desconocidas, estamos en un estado así. Y es justo de un estado así del que hay que salir huyendo: de todas las catástrofes posibles, la peor.

http://www.christophniemann.com
http://www.christophniemann.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s