La negación del sueño como una avejentada forma de epifanía que ha sido mancillada por el mercado

El desvelo tuvo su momento. Fue por mucho tiempo un momento anhelado: regodearm en las horas calladas, en el excedente de tiempo que de pronto tenía a mi disposición. Era los días felices. La madrugada no tenía otra implicación que algo permisivo y expandible: el encanto era tan básico como hacer figuras con lodo (el lodo, como metáfora del tiempo, ahora me queda claro, se ajusta a la perfección a lo que quiero decir porque del embarrado gozo pasa a la costra, a la mancha, y luego al polvo; el tiempo hace lo mismo, después de engatusarnos con su textura más maleable, se va resecando hasta que se convierte en una mancha y luego en polvo, apenas su recuerdo).

Las necesidades, a esas excluyentes horas en las que el mundo duerme y nos sentimos especiales si bien sólo porque estamos concientes de que otros duermen mientras esos otros difícilmente están concientes de que duermen y sólo lo hacen, eran concretas. Simples. El mundo se volvía simple. Café. Cigarros. Luz. Música. Y ya. Nada más. No había más consideraciones que tener. El cuerpo entendía, actuaba en consecuencia. Todo al servicio de algo parecido al abandono.

Pero los desvelos se han ido convirtiendo en asunto de madurez. El desvelo tiene propósito: hay que terminar trabajos, hay que entregar temprano, hay que ser eficientes, no hay que perder el tiempo (de hecho, el desvelo pasó de ser el lugar en el que se guarece el tiempo libre, a una especie de segunda oportunidad para ocuparse, una extensión a la libreta de los pendientes). Ya en la madrugada no hay expansión ni embelezo: el mercado las ha convertido en el lugar al que va uno a concentrarse en la cuenta bancaria, en la seguridad laboral, en las intrigas intracubiculares.

El desvelo es lo mismo que tener dos horas de comida: un simulacro de descanso; es en realidad sólo sacar a pasear a la enajenación un rato.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s