Ideas are hard to come by…

Timeless.

(Ilustración de Scott Campbell a través de)
Advertisements

La hora de comida es mala consejera

“The habit of profound reflection, I am compelled to say, is the most pernicious of all the habits formed by the civilized man”, dice Conrad en el prefacio a Victory.

Uno sobreestima su juicio y se plantea tomar decisiones. Por fortuna, la hora de comida sucede contra reloj, y uno sabe que esos momentos de lucidez hiperkinética y desubicada por donde sea que se le mire, sólo durará una hora y media o dos.

Mejor pasar la hora de comida jugando sudoku. O masticando y punto.