Sobre la interrupción

Ayer era encabronamiento, ahora es gratitud.

Aunque no lo parezca, visto con la perspectiva que dan dos días y dos relecturas: qué alivio es que alguien interrumpa cuando uno cree estar más inspirado.

Quizá las interrupciones de este tipo sirvan en especial como guadaña para rebajar un poco la crecida de nuestras ilusiones. Dejadas a sí mismas, estas últimas terminarían por hacer de nosotros una fronda de grandilocuencia aspiracional y petulante. Mejor que se escuche el tajante mecanismo de la llave y la chapa, los pasos en el corredor. Mejor que llegue la señora que hace la limpieza y prenda el radio y eche a andar la aspiradora. Vaya a ser que nos ilusionemos.

 

(Día así: Paper Tiger, Beck, de Beck.)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s