Jueves

1.

Ayer fui profesor sustituto. Di una clase en lugar de una amiga. Aunque dar una clase es un decir: hablé un rato. Trastabillé. Les hice preguntas a los alumnos. Preguntas que seguramente consideraron obvias y repetitivas. Al cabo de dos horas, los aburrí.

Entre las cosas dichas y comentadas, el ensayo sobre las notas de Alfonso Reyes. Y ayer, después de la clase, me quedé pensando en el minúsculo bestiario que ahí enuncia:

“Hay naturalezas de pelícano, románticas y de sacrificio: alimentan con dolor los hijos de su espíritu. Y hay naturalezas de águila, aves de presa del espíritu, poetas de alegría superior para quienes la felicidad es la belleza.”


2.

Costumbrismo: En el camino hacia la estación de metro atravieso el mercado. Más que los olores a fruta madura y fruta podrida, más que los locatarios y su peculiar mimetismo con el ambiente, más que la atmósfera de carnaval, de estar siendo timado amablemente, lo que me llama la atención siempre que lo atravieso es una televisión de entre tantas. Esta, invariablemente, está prendida. Aunque nadie la mira, está, invariablemente, en el canal de las telenovelas antiguas. Las caras que aparecen son versiones jóvenes de caras que no sabría nombrar pero que, no sin vergüenza y nostalgia, reconozco.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s