Martes

1.

Me tatué este fin de semana. Por ello, he andado insoportable: una vanidad que me compele a mirarme el brazo a cada rato. Los espejos que uno encuentra.

Más allá de los méritos del tatuador o de la sofisticación de mi ocurrencia, lo que sí me tiene hipnotizado es la finalidad, lo tajante del asunto. Es una de las decisiones importantes, no necesariamente por la grandeza, pero sí por lo definitivo.

Y por muchas vueltas que le siga dando, y por muy engatusado que me tenga la frasesita y la tipografía, no puedo dejar de sentir el definitivo peso del cliché.

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s