Miércoles

Quizá es ingenuo, pero la alternativa para un día en el que se han ido acumulando desavenencias y pequeñas contrariedades está siendo hacer listas. De casi cualquier cosa, solo por el extraño alivio que provoca la arbitrariedad agrupatoria.

1. En el mercado, una repisa en un mostrador está nivelada con la ayuda de un par de latas de atún Herdez.

2. Una locataria, subida en un banquito y con ayuda de un largo tubo de metal, cuelga una piñata de Spider Man en pose de expectación y vigilancia. Está tan alta que dudo que se venda: yo la vi solo porque la locataria estaba haciendo su propio acto de equilibrio.

3. Un viejo duerme en una mesa con la cabeza apoyada en las manos. Las manos no están a los lados de la cara, como dictan los cánones, sino a medio camino entre los lados o cubriendolo todo: el efecto que provoca es rarisimo.

4. Una patrulla, estacionada en doble fila, cierra la puerta. Algo rechina y se cae un pedazo de la defensa. El policia, ya adentro, finge no haber escuchado nada.

5. En el anden, una mujer utiliza a un ciego para abrirse paso entre la gente; como atrás de una ambulancia en el tráfico. Al mirarla con desaprobación, sonríe.

6. Las dos vueltas que ha dado este playlist desde que me puse los audífonos

7. El olor a humedad del pesero.

Ya para entonces, llegué al escritorio. Y en el escenario laboral, las desavenencias y las contrariedades dejan de ser singulares.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s