Balderas//División. (31.10.2011)

Balderas. 

División. 

 

Advertisements

Lunes

1.

Jornada desigual: fue un partido tenso, competido, pleno de talento y sus consecuencias, y al final descorazonador el de los Pingüinos. Los Gallos, por su parte, defendieron un gol hasta el desfiguro, ensuciaron la cancha con errores inconcebibles para un grupo de profesionales y resulta que, merced de este triunfo, están cerca de clasificar a las finales.

Desiguales emociones, pues. En uno, la compulsión de sentirse involucrado en la búsqueda de un gol que empatara en juego. En otro, la simétrica y contraria angustia por evitar recibirlo.

Desiguales apreciaciones, por lo tanto. En uno, el gozo a pesar de la derrota -un gozo parecido al que Gumbrecht detalla en su tratado sobre la estética deportiva. En el otro, lo sublime del pánico ante lo que parece inevitable y, sin embargo, gracias al esfuerzo o la fortuna, no acontece.

 

2.

La visita al médico de este fin de semana me dejó ver que el consultorio es la zona cero de la espera.

Y quizá, apunte para una tesis de grado por venir, la prevalencia del animo clínico desde hace un par de generaciones sea quien dote de particularidad a la espera contemporánea. Ya no es el laberinto burocrático traído desde la Colonia, podría empezar esa hipotética propuesta de tesis, sino una compulsión por medicalizar todos los aspectos de la vida lo que codifica nuestra espera.

 

3.

Las esculturas life-size de Duane Hanson.

Viernes

1. 

La hora a la que abren los comercios y el triunfo vano –más incómodo que orgulloso– del inicio tempranero. Como con tantas cosas, que el día comience antes que el de, por decir algo, los locales comerciales que están en mi camino, promete un orgullo victorioso que, con toda honestidad, nunca se materializa.

Estar por la acera cuando los dependientes, en bufanda y con el pelo húmedo, nítidos como caricaturas recién dibujadas, destraban los candados y levantan las cortinas metálicas parecería un ejercicio saludable. El madrugador, se dice, ve al día a los ojos, se entiende de otro modo con los menesteres y, odioso cumplido, le “rinde más el día”.

Es mi caso que al andar por la calle cuando los comercios apenas abren la sensación dominante es la del extravío y el desconcierto. Como quien llega a una fiesta dos tiempos antes de que estalle una carcajada y no puede estar seguro de ser él quien la motivó, así.

2. 

3.

“A substantial part of what lies ahead of you is going to be claimed by boredom”, J.B.

Miércoles

1.
Estuve pensando todo el día ayer en que es injusto que si cuatro o cinco personas se reunen para hacer música, se forma una banda. Si cuatro o cinco hacen lo mismo pero con la literatura como tema, lo que resulta es un movimiento literario. Albricias.

No tengo gente para mi banda, faltaba más, pero sé que le pondría “The single corchetes”.

2.
La gente que cuando lee, mueve los labios o señala las líneas con el dedo:  bienintencionados burócratas, incluyen pasos innecesarios en una actividad que es casi inmóvil, tendiente a la escasez demostrativa.

O quizá sean ellos los verdaderos lectores para quienes el reino del señor se abra con fanfarrias porque ellos sí leen con el cuerpo todo y no temen demostrarlo.

Prefiero la quietud.

3.
Después de dos partidos en los que estuvieron cerca, ayer por fin consiguieron los Pingüinos su primera blanqueada del año.

Mi convicción de ser portero de hockey no ha decaído, no así mis reflejos y mi agilidad.

4. 
La prisa y el insomino.

Lunes

1.
Este fin de semana, Gallos de Querétaro y Pingüinos de Pittsburgh, de maneras muy distintas, ganaron sus respectivas competencias.

Mientras veía festejar a los primeros en la transmisión de TV, por primera vez me llamó la atención que los dos equipos a los que sigo (“fanático”, no sé si por fortuna o desgracia, es una descripción que aún no me gano) son equipos con aves como mascotas.

2.
“Qué otro escritor hispano, además de Borges, es imitado, copiado, plagiado por ser muestra de ser un gran estilista?”, dicen. “La única regla es temporal: del siglo XIX en adelante.”

3.
Goyte, Ringo Deathstarr y podcasts.