Lunes

1.
Mi casi natural inclinación por llegar tarde. No la impuntualidad de mañanas como esta, todavía medradas por la mordida del insomnio, sino la tardanza más amplia. Es más bien una incompatibilidad con lo novedoso, con los hallazgos. No un renegar activo, ni una vocación elegida; sí una polaridad dada, un magnetismo: atraigo a la tardanza.

 

2.
“Por extraño que parezca, lo que la provocó fue el deseo sexual de dos patanes insignificantes, cuyos nombres no conserva la historia.”, dicen.

Dice González Crussí.

 

3.

El escritorio se llena de migajas. No las contundentes migajas de un pan, ni las excéntricas rebabas de algún hojaldre, sino las muy molestas y mediocres migajas de unas barritas de piña.

Entran visitas. Ven las migajas. No dicen nada. Sabemos lo que estamos pensando.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s