Viernes

1.
Un naranjo en la avenida y dos mujeres compartiendo asiento, cada una aplicando delineador a sus ojos sin reparar en lo que la de al lado hace. Ya después todo era mirar a los transeuntes enfundados en gabardinas, ponchos plásticos y bolsas de basura. Lluvia tupida. Al pesero subía gente con paraguas empapados que, perros de nylon y alambre, sacudían y mojaban dobladillos y zapatos; una mujer pidió disculpas tres veces por el mismo agravio.

2.
El día está por acabarse y la cuota de trabajo es bajísima –tan contable y tan poco realista como siempre, los planes de trabajo terminan siendo más bien un esquema aspiracional al que nunca me acerco.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s