Lunes

1.

Box este sábado. La opinión es gratis, dicen, así que escribí esto que poco tiene que ver con las peleas. Otra más de las acostumbradas Mediocridades iridiscentes.

2.

Por azar, la pelea de este sábado la vi en una televisión con antena de conejo.[1] La antena, con su par de extensiones metálicas y un cable quizá demasiado corto que desaparece en el reverso del aparato, hizo su mejor esfuerzo. Es decir, permitía discernir las figuras y entender a los comentaristas. Por instantes la transmisión era a color y era fácil distinguir a los dos boxeadores con sus calzoncillos largos, por momentos era en blanco y negro y ahora me es imposible recordar el color de los guantes, por ejemplo. Hizo su mejor esfuerzo, la antena de conejo. De pronto el precario sostén del andamio eléctrico fallaba, alguna de las dos extensiones caía un poco y la transmisión se convertía en una prueba de Rorschach animada, en las siluetas de ectoplasma de dos adultos intentando burlar las defensas del rival para dejarlo inconsciente. Pero no se podía pedir más: hacía su mejor esfuerzo.

Más allá de predicciones cumplidas o yerros garrafales en la pronosticación, la pelea parece haber dejado satisfechos a quienes pedían emoción, parece haber dejado satisfechos a quienes dudaban de las habilidades de Junior. Parece haber dejado satisfechos a quienes querían ver una estrategia ejecutada con ahínco. La pelea fue el evento que se quería que fuera: un asunto de conversación sin demasiada mácula: un acontecimiento de poco menos de una hora, relevante por lo que transcurrió cuando dos boxeadores y un réferi giraban en el encordado.

Por azar, el asunto se finiquitó con una velocidad un tanto anti climática: tuvo que ser diferida para asistir remotamente al muy bananero ritual de ver al presidente gritar nombres de próceres para adornarlos con un «¡Viva!»; puro grito con aliento a guajolota y atole mancillado por la lluvia sin mayor cosa, interrumpió la lógica progresión de las peleas preliminares e hizo que la estelar fuera un elongada y comprimida con la arbitrariedad de los viejos tiempos. (Tres minutos de pelea por dos de anuncios es una efectiva castración audiovisual para todo entusiasmo sostenido: boxeo por entregas el de la televisión pública.)[2]

Lo bueno de ser aficionado al boxeo es que uno tiende a reconocer los textos que le hacen justicia al deporte. Este, o este, por ejemplo. Este también. Todos ellos sirven como reseña de los acontecimientos, como juicio crítico, como prospectiva y revelación. Ellos son los indispensables para desentrañar lo sucedido. Lo mío es sólo la noticia, quizá demasiado larga, farragosa y poco atractiva, de que por azar, la pelea de este sábado vi en una televisión con antena de conejo.


[1] . Hablo de «la pelea» porque uno estaba enfrentado con la disyuntiva fatal: o una o la otra. Elegí la que no era una fabricación, una quimera, una rebaba. Elegí la que se construyó a fuerza de combates previos, de líneas paralelas que lenta e inexorablemente se acercan hasta tocarse. No elegí la del Canelo contra Josesito por ser más que cualquier otra cosa un berrinche empresarial; una venta de bodega, una tinaja con artículos descontados

[2] No falta quien diga que es mejor eso en televisión abierta que la tiranía del pago por evento y sería un hipócrita si no estuviera de acuerdo. Pero, eso no cambia el hecho de que la imaginación para comercializar lo que sin duda es un evento de suyo carísimo es tan insulsa como la programación que nos recetan a diario: no innoven con cámaras fantom, innoven con la manera en que nos venden: véndanos sin que nos demos cuenta, pues. Todo lo demás es una mamarrachada; una mamarrachada «abierta» por la que debemos estar agradecidos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s