Martes

1.

Ora compré un disco. Y, claro, otra mediocridad iridiscente.

2. 

Hay que andarse con mucho cuidado. Casi más bien habría que dar media vuelta e intentar otro camino: lo que hay enfrente es un lago extenso, limpio, y mal congelado y me dispongo atravesarlo. Mi esperanza es que no me hunda. Pero de esperanza y de agua helada están llenos los pulmones de quienes se ahogaron intentándolo. Mejor dar media vuelta e intentar otro camino. O no intentarlo siquiera. Tal vez sea lo mejor hacer cualquier otra cosa, o no hacer nada.

Es decir, quiero escribir sobre un grupo y el disco que acaban de lanzar y sé que es una empresa fallida, y trato de prevenirlos. Pónganse a leer cualquier otra cosa. Recuerden de qué están llenos los pulmones de quienes intentaron leer ese texto: esperanza y agua helada.

No es del todo casual la elección de la metáfora, porque en cierto sentido, intentar desentrañar el contenido de una pieza, de una composición musical, termina por sofocar a los amateurs. No es algo que, para hacerlo con soltura, se pueda emprender de la manera en la que acostumbro proceder: a la ligera. Hay ciertos tecnicismos imprescindibles; ciertos filos conceptuales que hay que tener a mano para desbrozar la sentimentalidad, la maleza metafórica. Y esto sin clavarse en la distinción casi jerárquica entre música clásica, y música de la otra. Sofoco, ahogo: un exceso de detalles que resulta inmanejable pues. Esa es mi preconcepción sobre la crítica musical: que para que no sea una novela o un poema en prosa, tiene que haber un mínimo bagaje compartido entre el lector y quien escribe para no terminar hechos un témpano en el lago helado ese.

Yo no tengo ese bagaje. No sé, por ejemplo, distinguir entre armonía y melodía. Mi capacidad para apreciar los matices de una nota y compararla con otra posible, al tiempo que intento seguir un arreglito, es casi nula. Me guío, como tantísimos otros, por feeling. Me gusta lo que me hace sentir muy de cierta manera –no necesariamente bien; pero sí sentir, necesariamente– siempre que no sea desagrado. Es decir, soy de los que responden con un «de todo», a la pregunta por sus preferencias. Vaya fiasco.

Mi feeling, esa herramienta engañosa y privada casi absolutamente, me hizo seguir a Buke and Gase un grupo brooklyniano, (afectado por todos los tropos de esa región del mundo, hay que decirlo), desde hace un par de años. Seguirlo es un decir. No he asistido a ninguno de sus conciertos, pero he visto una cantidad considerable de videos de presentaciones, tributos y remezclas. No he comprado mercancías, pero usualmente a la semana o dos de que lanzan algo nuevo, ya estoy abusando del PayPal para comprarlo. El grupo son dos: y entre ellos, como dictan los cánones, han ido confeccionando e interviniendo sus instrumentos hasta conseguir distinguirse: supongo que es lo que en otros ámbitos se llamaría «encontrar su voz». Y esta «voz» que «hallaron», es una que suena amplificada y multitudinaria, a pesar de ser dos nomás los que le tunden a las cuerdas y las percusiones.

Ya van varios EPs y todos tienen una versión más o menos similar de la misma forma: casi podría decirse que es un duo que experimenta con las variaciones de un mismo sonido. Hasta cuando hacen un cover de «Blue Monday», el ensamblaje es el que les permiten sus instrumentos y en el que están empeñados a circular. Como un animal dentro de una pecera, o un animal dentro de un lago mal congelado, ahí anda el sonido ese, casi el mismo, casi «estudiantínico» de tan cascabeleado (pero no, no, por piedad y por fortuna, jamás llega a ser estudiantínico). Monotono y ruidoso sin entrar a la habitación de los experimentales; osados sin arriesgarse a ser ininteligibles, las cuatro canciones de este nuevo EP, Function Falls, son la variación siguiente en una búsqueda que, de tener mejores maneras de decirlo, sabría explicar.

Como era de esperarse, esto no llega nada: no va a ningún lado. Apenas revela lo obvio –la falta de pericia para abordar el tema; lo innecesario del texto; lo infantil de mis perspectivas; mi necedad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s